Historia de la tinta para tatuajes

Cuando pensamos en tatuajes lo hacemos con un diseño llamativo en la cabeza o con agujas vibrantes sonando a nuestro alrededor. Nunca nos paramos a pensar en el elemento indispensable para realizar los diseños: la tinta.

 

La palabra tinta, en inglés: ink. El término ink proviene del griego kauterion, que refiere a la marca mediante la quema de algo con un instrumento caliente y que se utilizaba para referirse a una técnica en la cual, mediante un instrumento calentado suficientemente, se fijaban colores de cera en antiguas pinturas. En latín, el mismo proceso era llamado encaustum, que más tarde también fue utilizado en el francés y que, más tarde, pasó a conocer como enke o inke en el inglés.

 

La historia de la tinta para tatuajes:

Se remonta hace miles de años atrás en el Antiguo Egipto y el Antiguo imperio Chino. Estas civilizaciones producían su propia tinta, con gomas vegetales, humo y carbón. Tenían un espesor mayor que el que hoy usamos y sólo podía crearse en un profundo color negro, frío y opaco. Los tatuajes se hacían con agujas, huesos y ramas que se afilaban para tallar diferentes dibujos en la piel.

Muchos tipos de tinta originarias de China o India se siguen usando hoy en día. Con el paso de los siglos y debido a la popularidad que alcanzaron los tatuajes, se empezó a producir y comercializar las primeras tintas de colores, a las cuales se añadían extractos vegetales y pigmentos.

Pero no fue hasta hace aproximadamente 1000 años atrás que se descubrió lo más cercano a lo que conocemos hoy como tinta para tatuajes. Se trató de una tinta elaborada a partir de la agalla producida por árboles de roble. Los insectos dejaban sus huevos allí, en la encina y las ramas de los robles, la agalla que se formaba en los robles tenía altos contenidos de un químico llamado tanino, el cual se mezclaba con otros elementos químicos naturales y daba lugar a una sustancia capaz de utilizarse como tinta a la perfección.

Debido al avance tecnológico se crearon algunas de las primeras tintas modernas, muy similares a las que hoy utilizamos. Actualmente, existe una amplia variedad de tintas para tatuajes, la enorme mayoría, si se emplea en un tatuaje de forma adecuada, no implica peligro alguno para la salud.

formula23z647x434

Como por ejemplo La Formula 23  es la próxima evolución en el proceso de las letras del tatuaje. Se trata de una colaboración basada en la necesidad común tanto para la innovación y la seguridad en la industria del tatuaje. Como su nombre lo indica, Fórmula 23 ha pasado por 23 iteraciones con el fin de crear una tinta de tatuaje negro superior, diseñado específicamente para mejorar el arte de las letras del tatuaje y que se reuniría con el nivel de calidad esperado por tanto de sus creadores; BJ Betts y Productos de Intenze. Fórmula 23 viene en una botella de 10 oz

 

Otro ejemplo es el equipo de Radiant Colors se ha dedicado a crear un pigmento homogeneizado puro, sin cortes, esterilizado y fácil de aplicar. Su mezcla fluida homogénea lanza un color sólido, duradero, y brillante. Sus Tonos de Negro y Gris del  Set Victor Portugal. Son la Joya de su creación.

Las tintas poseen ingredientes no tóxicos, y aparte de los pigmentos que dan el color poseen otros ingredientes como el agua purificada, la glicerina y etanol. Estos no son tóxicos. Hay muchas marcas en el mercado que aseguran la salud de las personas que se van a tatuar.

bg015

Afortunadamente, los tatuadores suelen cuidar mucho su trabajo,usando lo mejor en productos y así ayudar a sus clientes. Ofreciendo siempre lo más seguro con lo que compran. Aunque les suponga un incremento en su factura a la hora de comprar productos de calidad, la inversión vale la pena y garantiza tus mejores resultados en las obras de artes que realices.

visita nuestras Galerías  de tatuajes y disfruta de la maravilla que se pueden hacer.